La razón de Monte Tronador

Monte Tronador me recuerda, por así decirlo, a Tangamandapio, el pueblito natal de “Jaimito el Cartero”, personaje clásico del “Chavo del 8”. Y es que Jaimito habla de su pueblo con tal romanticismo (e incluso cursilería) que la comparación me resulta atractiva.

Monte Tronador tiene, en si, dos acepciones básicas, la real y la imaginaria.

La acepción real esta creada por los datos tangibles recogidos por la ciencia y se compone de cierta forma y bajo ciertas normas establecidas científicamente como verdaderas.

La acepción imaginaria, en cambio, es más extensa, detallada y no esta regida por las leyes de la ciencia tradicional, sino por las mías propias. Aquí es donde declaro, como lo hiciera Vicente Huidobro en 1914, “Natura: non serviam”, para luego confesar “eres una viejecita encantadora”. Esta es la acepción más personal y profunda y, aunque está incluída en esta entrada, no lo está en extenso, pues considero que hay que dejar que ciertas cuestiones vayan tomando el rumbo que les impone mi naturaleza.

– Acepción Real: Ubicación geográfica (o casi casi)

El pueblo de Monte Tronador que, a diferencia de Tangamandapio, no existe, es en realidad un volcán inactivo ubicado en la décima región de Chile entre el parque nacional Nahuel Huapi y Vicente Pérez Rozales (más o menos los separa). Tiene tres cumbres, una en Chile, otra en Argentina, cerca de Bariloche; y una tercera en la zona fronteriza entre ambos países, la más alta de ellas se encumbra por sobre los 3.450 metros. Esta cubierto por siete glaciares, cuatro en la zona argentina (Frías, Alerces, Castaño Overo y Río Manso) y tres en la chilena (Peulla, Casa Pangue y Río Blanco).

En el imaginario personal Monte Tronador es un pueblo ubicado al sur de la capital escondido tras un monte que lleva su mismo nombre casi en la frontera con un vecino país. Las pocas personas que han tenido acceso a esta novela corta (o cuento largo) entienden un poco la magia que rodea este lugar y, aunque aún no está terminado, es un buen lugar para crear.

– Acepción Imaginaria: Descripción

Monte Tronador tiene un poco de todo, una Casa Añeja (lugar de hospedaje del protagonista), una Iglesia, una plaza central, poca gente y circunstancias algo extrañas. Es como un lugar campestre, pero no al extremo, donde las historias que se cuentan, crecen alrededor de los acontecimientos que se van sucediendo día tras día.

El protagonista de la historia posee un don especial, puede hablar con la muerte, y en esa comunicación se revelan aspectos fundamentales de la relación entre ambos. El comenzar a explicar las circunstancias particulares del protagonista tomaría tiempo y, en realidad, solo basta decir que la muerte siente cierto apego con el personaje principal y viceversa.

Monte Tronador es un pueblo que imagino desde niño, a veces más fantástico, a veces más realista; y, aunque medio pueblo se haya derrumbado con el terremoto, sigue existiendo en el imaginario personal, casi tan intacto como cuando lo cree de niño.
——

He aquí… Monte Tronador