Tres meses desde la última vez

Hoy se cumplen tres meses desde mi última publicación, ¿porqué es que he estado tan inactivo?.  Las respuestas como siempre no son simples, ni cortas, ni fáciles de comprender.  El hastío que generan ciertas situaciones no es una excusa; y menos en mi caso, dado que los últimos meses han sido bendecidos y felices.  Si no es hastío (causa general de mis anteriores ausencias) ¿entonces que?.  Pues bien, les contaré:

Ha sido raro descubrir que he nacido otra vez a los 31 años, maduro (una contracción de mamón y duro), un poco atareado, con responsabilidades nuevas y con otras que se van extinguiendo.  El echo es que mi cabeza ha divagado entre el sol, la tierra y los problemas inherentes al renacer.  El trabajo tampoco me ha dejado descansar, la verdad es que mis labores han sumado importancia para la compañía y el tiempo no es suficiente para abarcarlo todo.  Recuerdo que siempre me ha gustado actualizar este blog desde mi escritorio de trabajo, pero últimamente el tiempo que dedicaba a esta apasionante labor, he tenido que desviarlo y ocuparlo en cuestiones de trabajo.

También está esto de cambiarse de hogar para construir uno nuevo, es raro, pero también hermoso, es cansador, pero también desafiante.  Es como renacer, ya lo había dicho al inicio…

¿Como se puede actualizar un blog cuando se tienen otras muchas obligaciones?.
Esta pregunta no busca una excusa o una explicación, tampoco busca un cierre de algo (porque no lo quiere), pero reflexiono y se me vienen a la cabeza algunas palabras oídas:  “¿Crees que vas a poder escribir?, el tiempo lo vas a ocupar en tú mujer, ellas demandan mucho tiempo”.  Esta frase sabia de experiencia no deja de ser cierta.  Estoy escribiendo, tratando de pasar en limpio algunas composiciones antiguas (y otras todavía más antiguas), pero de a poco.  El tiempo libre no es mucho; y el pensar que a veces no me da siquiera para hacer un “copiar-pegar” de algún poema o texto ya escrito me complica.

La cuestión es que han pasado tres meses desde mi última publicación y este es un echo inexcusable.  A fin de cuentas, la labor de un poeta es hacerse de tiempo para la creación en su estado puro, para abstraerse del tiempo y del espacio físico y entrar en un mundo que es meramente propio, creado por él bajo sus propias reglas.  Es por esto mismo que las excusas podrían sobrar, pero como lo he dicho en otras ocasiones:  Si aún con todo lo anterior, al lector no le ha parecido adecuada o correcta mi disculpa, por favor no dude en utilizar este artículo como tope de puerta o ventana o para darle mayor calor al fuego.

Nota: Si desea utilizar este artículo como tope o combustible útil no olvide imprimirlo, no lance el computador al fuego, esto podría ocasionar que el mismo dejase de funcionar.

Salud y resolutoramiente felices.

Vicente de las Cruces Negras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s